La Comunidad de Madrid pretende privatizar a toda costa, la sanidad publica, y lo hace ocultando información a los ciudadanos, a los jueces, y a la Asamblea de Madrid.