Colabora con nosotros, aquí hay un sitio para ti

Yo, gamberro ¿Y tú qué?

Alejandro Bronchales Cazorla

En numerosas ocasiones en los años recientes, nos hemos encontrado ante un fenómeno sociológico digno de estudio. Se trata de las protestas ciudadanas, surgidas en los alrededores de los lugares en los que se celebran reuniones internacionales de altos mandatarios, de esas que llaman de alto nivel. Se trata de los grupos que se oponen a la globalización, muchas veces calificados de gamberros.

Ante lo novedoso del fenómeno, y la mala prensa del mismo, me atrevo a hacer un intento de diccionario portátil para entenderlo.

Gamberro antiglobalización: persona que hace uso de su derecho de reunión para pedir a gritos, que se eche de la ciudad a los ricos que en ella se reúnen. Suele enfrentarse a la policía que protege la reunión de aquellos, y en este enfrentamiento produce destrozos por valor de unos millones de pesetas, y algunos heridos.

Suele vestir de cualquier forma, y mayoritariamente es joven, datos que le hacen sospechoso de multitud de delitos aún por cometer.

Policía: cuerpos armados que, curiosamente, siempre están al servicio del poderoso. Jamás se ha leído una noticia así: "Desalojados por la policía un grupo de indeseables que ponían trabas a la libre circulación de personas (mafiosos), que establecían prohibiciones de base económica a la salud y alimentación de millones de personas (asesinos) y/o que obligaban a terceros a producir y a vender lo que ellos querían (chantajistas).

Honrado asistente a cumbre económica: persona que decide sobre la vida y hacienda de millones de personas, basándose en el objetivo y justo criterio de su propio beneficio. Suele pagar a unos estados para que defiendan su derecho de reunión, sin objeciones a costa del derecho ajeno a discrepar.

Es el antiguo precepto de que quien paga manda. Causan destrozos por todas partes por un valor de billones de dólares, y millones de muertos. Visten como Dios manda, y nadie diría que son lo que son.