Colabora con nosotros, aquí hay un sitio para ti

El pueblo Saharaui

Joana M. Garau Sobrino y Alfons Méndez Vidal

Hace ya más de 25 años que el pueblo saharaui vive oprimido por Marruecos. España debe asumir toda la responsabilidad, ya que después de haber colonizado el Sáhara huyó vergonzosamente en 1975 ante la llamada Marcha Verde.

La población civil malvive: unos, oprimidos en su propio país por la policía marroquí; los otros, huidos al desierto, donde sobreviven en condiciones de verdadera miseria Hay muchos presos apolíticos, algunos llevan ya tanto tiempo en la cárcel como Nelson Mandela, pero como se trata de un pequeño pueblo, los medios de comunicación no les prestan atención.

Uno de ellos es Mohamed Daddach, preso en la cárcel de Kenitra desde el 10 de agosto de 1979, y que, según la carta que nos ha hecho llegar, está encerrado en una celda de 2,50 por 1,50 metros, (más pequeña que un zulo de ETA) Está herido en un brazo, no recibe atención médica y su alimentación es muy deficiente. Algunos saharauis han realizado actuaciones en diversos lugares de España, para dar a conocer el sufrimiento de Daddach y de todo el pueblo saharaui, pero no sabemos por que han sido silenciados por los medios de comunicación nacionales. Los partidos apolíticos tampoco han dicho esta boca es mía.

Nos parece una verguenza que los sucesivos gobiernos españoles siempre hayan antepuesto a cualquier otra consideración, los intereses económicos, y hayan renunciado así a actuar ante la injusticia que sufre este pueblo amigo.

Los derechos humanos de la población de esta ex provincia española, deberían prevalecer ante las consideraciones económicas.

España tiene la obligación moral e histórica de presionar a Marruecos, y a las Naciones Unidas para conseguir la excarcelación de los presos apolíticos, y la realización del referéndum de autodeterminación. El Estado español tiene capacidad para lograrlo, y sólo así se pondrá punto final al sufrimiento de tanta gente.